Las líneas de un paisaje, las curvas de la naturaleza y la silueta imaginaria del viento inspiran esta colección de formas orgánicas, a modo de esculturas metálicas.

Diseñada y concebida con una estética ligera, la sutil oscilación de la barra de acero de 14 y 16 mm se complementa con la flexibilidad del cuero de 4 mm de grosor.

Cada elemento es un refugio personalizado de bienestar visual y ergonómico

Sentarse en una de estas piezas confiere una sensación envolvente, como un abrazo, ya que el peso del cuerpo se distribuye de manera uniforme.